welcome

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit aenean commodo

follow our awesomeness
volver al inicio

Es hora de dejar de limitarnos a experimentar sexualmente solo por miedo a lo que puedan decir
¿Cuántas veces has tenido la fantasía de probar esta o aquella cosa en la cama pero a la hora del acto has arrugado por cobarde? Es normal y a todos nos ha pasado, pero es hora de que esos tabúes sexuales que ponen tan nerviosa a la sociedad sean mandados a la mierd* y que todos empecemos a probar nuevas prácticas y a experimentar nuevas sensaciones en la cama.

Aquí algunos de esos tabúes fastidiosos que deben desaparecer:

1.- Probar con alguien del mismo sexo

No. No, eso no te hace homosexual. Si te dio curiosidad una noche y no te reprimiste está bien, ¿por qué estaría mal? Ahora, si te gusta y lo repites y lo repites, tienes que sincerarte.

2.- El sexo anal

Que es cochino, que eso es pecado, que es de gays, que duele, que blah, blah, blah. No digas que no si no lo has probado.

3.- Hombres a lo Jorge Reyes

¿Sabes que al estimular la próstata tu orgasmo se potencia por montón, no? No, no te hace menos hombre. Te hace un hombre seguro de tu sexualidad y dispuesto a disfrutar el sexo a plenitud. A la m—da todos los habladores.

4.- El beso negro

Para ellas y para ellos. Las terminaciones nerviosas del ano te dan un mundo de sensaciones geniales a las que te has estado negando por gafo. Lávate bien y entrégate al placer (excelente para el pre sexo anal).

5.- Que te acaben en la boca

Estemos claros: esto es solo en casos especiales. Con tu pareja con la que estás mega segur@ de que está sana y te es fiel. Ponle a comer manzanas para que no te sepa tan agrio y cúmplele la fantasía. No te tiene que gustar, pero complacerlo de vez en cuando no está mal.

6.- El sadomasoquismo

Nadie te dice que te tienes que entregar a los látigos con púas y cosas extremas. Una nalgadita de vez en cuando puede activar el sexo y hacerlo más placentero. Si no es lo tuyo, no es lo tuyo, pero con probar no pasa nada.

7.- La masturbación femenina

O sea, ¿de verdad? ¿Hasta cuándo? Todo el mundo tiene derecho a hacerse un cariñito. No te niegues que te va a gustar. Y si eres de las que se lanza su mañanero, deja de negarlo. Nada más normal.

8.- El porno

La sana estimulación siempre tiene que ser bienvenida. Si vives pegado a YouPorn probablemente tengas un problema, pero si estimulas tus sentidos ¿por qué está mal?

Vamos a sincerarnos, gente. Al cuerpo, mientras no joda a nadie más, lo que pida. Punto.

leave a comment